Carlos

Es un nombre que tiene muy buenas cualidades gracias a las influencias solares que recibe, que hacen que la personalidad del hombre que lo lleva sea atractiva y luminosa, pero por otra parte sus posibilidades en la vida no son completas. La imaginación, la inteligencia y la flexibilidad de espíritu, están bien marcadas en el carácter, pero también lo están la inestabilidad y la necesidad de cambio. La pasividad, la receptividad, el realismo, el sentido práctico y la perseverancia no existen. Por ello se puede afirmar que los Carlos, si no reciben las influencias de los planetas estables, presentan una personalidad incompleta. Sus facultades intelectuales van acompañadas de gran sensibilidad, eso hace que su juicio sea inspirado e intuitivo a la vez. Gracias a esta sensibilidad las dificultades de la vida se pueden enfocar desde un punto de vista afectuoso o sentimental. La razón controla más o menos las emociones. Lo más curioso en el carácter de los Carlos es la lucha constante entre todo lo que es objetivo, las sensaciones y los sentimientos, tendencias contradictorias que se disputan la supremacía de la conciencia. Los Carlos, si los planetas no acuden en su ayuda, suelen ser muy indecisos antes de llevar a cabo cualquier realización práctica, y como no son muy dinámicos ni perseverantes, sus ideas y sus conceptos pueden ser utópicos o frutos de la ilusión. Los Carlos deben esforzarse en ser alegres, y en apartar de su lado el pesimismo, la inquietud y el descontento que algunos días son los dominantes de su carácter. Sensualismo, amor de lo bueno y de lo bello, egoísmo en algunos casos, pero sin malicia, aparece de forma inconsciente. Con frecuencia encuentran enemistades en el campo profesional, pero eso no les impide en modo alguno triunfar económicamente gracia a su trabajo, en el que ponen un esfuerzo continuado y todo su talento.
Planetas que influyen en el nombre Carlos
Carlos y los signos del zodíaco
Elementos útiles al nombre Carlos