Ignacio

Este nombre expresa sus tendencias a través de la influencia lunar que recibe. Es, por lo tanto, de naturaleza receptora y moderadora. Está dominado por la suerte pura, por la fecundidad, la popularidad y los cambios favorables. Goza de las amistades femeninas. Pero el nombre está expuesto, en caso de recibir influencias planetarias negativas, a ciertos infortunios, a enemistades sin razón, a la discordia, al temor y a los males imaginarios. De todas maneras, se debe esperar que con la ayuda de un buen equilibrio nervioso y con el buen sentido se podrán frenar ciertas malas consecuencias. Hay que evitar los excesos, cuando se manifiestan, en algunas ocasiones, la impetuosidad y la irreflexión. Los desplazamientos y los cambios de residencia pueden ser frecuentes. A pesar de un evidente deseo de tranquilidad y de paz, es posible que éstas se vean perturbadas a causa de profundas enemistades o incluso a causa de algunos familiares. En general, el carácter es alegre y sociable. Rápida asimilación, tanto en el aspecto físico como moral. Excelentes cualidades de la inteligencia: imaginación práctica y razonada, intuición y cierta clarividencia innata. Todas ellas permiten salir airoso de los problemas difíciles de resolver. Pero las imprudencias y la falta de voluntad pueden conducir a situaciones peligrosas. Las relaciones y amistades deben escogerse. Los Ignacio poseen una inclinación natural a entregarse y a confiarse demasiado pronto. Algunos están incluso predispuestos a las fugas por amor. El corazón se enamora y se embala demasiado pronto. Existe en ellos una necesidad de aventuras agradables, pero deben mantenerse a la defensiva en las situaciones amorosas antes de declarar abiertamente su amor, y hacerlo después de haber reflexionado. Las decisiones deben pensarse, no hay que obrar a la ligera.
Planetas que influyen en el nombre Ignacio
Ignacio y los signos del zodíaco
Elementos útiles al nombre Ignacio