Julián

Este nombre se beneficia de la influencia del Sol, es decir que su naturaleza es masculina, dinámica. Lleva consigo el renombre, la atracción magnética, el idealismo, los honores, pero sin embargo, en ciertos períodos puede encontrarse expuesto a los celos, a poderosas enemistades, a problemas familiares. Las cualidades de los Julián son muy bellas: actividad, gran inteligencia y buen gusto. La personalidad es, en general, fuerte. Un cierto sentido de la oportunidad y el espíritu de empresa permiten satisfacer la ambición, pero no obstante, no hay que fiarse demasiado de las propias posibilidades para evitar el posible riesgo de fracasos. Por otra parte los Julián poseen un egoísmo bastante desarrollado. Buscan la satisfacción de sus pasiones, que serán, tal vez, numerosas, pero no intensas. En el plano sentimental coinciden varias tendencias. Cierto gusto por los placeres que crea un encanto muy particular. Pero en la unión el buen entendimiento puede y debe mantenerse. Los Julián saben hacerse perdonar. La moral en general es alta, incluso optimista. La afirmación: «Todo se arregla» se revela a menudo cierta.
Julián en el plano espiritual indica inteligencia que permite al alma exteriorizarse, esto representa el amor, la amistad, el talento y también un entusiasmo impaciente, un deseo espontáneo que podría conducir a la irreflexión. Hay en este nombre un símbolo que confiere cordialidad moral y física y esto crea un cuadro familiar muy agradable: el hogar, la mesa en la que se reúnen los miembros de la familia para comer como en el altar para comulgar. Los Julián que saben organizar bien su vida obtienen la felicidad y la tranquilidad interiores.
Las cualidades principales de este nombre son la facilidad de adaptación y la flexibilidad que permiten doblegarse ante ciertas circunstancias. En la vida práo tica, la actividad fuerza al destino la posible falta de fuerza o de perseverancia que éste nos depara. La meta soñada se obtiene más fácilmente con flexibilidad, diplomacia y un inteligente discernimiento. Si en algunas ocasiones se encuentra el camino cerrado, se debe tomar entonces un atajo que permita realizar lo que uno se ha propuesto. Pero si los acontecimientos inesperados crean dificultades hay que evitar a toda costa descorazonarse. Es preciso evitar las fluctuaciones y las indecisiones que conducirían a un complejo de inferioridad que perjudicaría las cualidades natas. Los Julián poseen una mezcla de temperamento bilioso y nervioso que es característica de los buenos trabajadores, de aquellos que ejecutan, que realizan, de los que hacen las cosas de prisa pero con método sin perder de vista su lado práctico y útil. Algunas veces la emoción no puede controlarse debido a ciertas influencias planetarias, y las contingencias materiales pueden ser negativas, entonces se acepta soportar los golpes de la suerte sin reaccionar. Por el contrario, cuando se pone de manifiesto la ambición y el dinamismo, aparece la reacción personal que salvará la situación. Hay que evitar dejarse dominar por caracteres que parezcan más inteligentes y enérgicos. Sé que los Julián demuestran en ciertas ocasiones un carácter melancólico propio de los nerviosos, y entonces soportan la vida trabajando mucho y duro, pero descontentos de su suerte: es cosa de la fatalidad. Pero hay que reaccionar y no dejarse dominar por la sensibilidad que es base de los temperamentos muy definidos, pero que son capaces de impedir la reacción ante los grandes problemas de la vida.
Planetas que influyen en el nombre Julián
Julián y los signos del zodíaco
Elementos útiles al nombre Julián