León

Este nombre recibe la influencia de Júpiter, el planeta más benéfico del Zodiaco. Júpiter, al enviar sus rayos bienhechores a los León, les confiere felicidad en el sentido más amplio de la palabra, o sea, amor, riquezas y honores. Pero, por otra parte, los León, y debido precisamente a este dominio de Júpiter, pueden ocasionalmente estar expuestos a ciertas preocupaciones profesionales, a dificultades familiares o a problemas financieros. Los beneficiarios de este nombre poseen, por lo general, buena vitalidad, resistencia y fuerza físicas y tal vez una cierta tendencia a la obesidad. El carácter es amable, pero demasiado indulgente e incluso, en algunas ocasiones, un poco débil. La vida se desarrolla tranquilamente tanto en el plano familiar como profesional y monetario. Hay que tener cuidado y evitar sobre todo las discusiones provocadas por los celos, que podrían complicarse y llegar a ser graves. En general, dominan la imaginación y el buen sentido. El juicio es sano y la intuición y el golpe de vista no fallan. Una gran confianza en sí mismo favorece y alienta el éxito y la buena marcha de las empresas emprendidas. Habilidad natural para salvar los obstáculos y huir de los enemigos. Gran ambición, tranquila y resuelta, a la vez que enérgica y flexible, lo mismo que la voluntad que sabe doblegarse ante las exigencias de la vida y de las circunstancias y obrar oportunamente. Los León poseen bondad, pero con espíritu de justicia, severidad y una dosis de clemencia siempre justificada. Rápida comprensión. Después de la cincuentena es preciso hacer un régimen alimenticio y una buena higiene para evitar posibles casos de enfermedad. Vigilad la circulación y el hígado. Los León gustan mucho de los buenos alimentos y de las comidas demasiado copiosas y acompañadas de buen vino. No hay que cometer excesos en este terreno.
Planetas que influyen en el nombre León
León y los signos del zodíaco
Elementos útiles al nombre León