Magdalena

Las influencias más poderosas que actúan sobre este nombre son las que representan la actividad, el entusiasmo y la confianza en sí mismo. Una fuerte vitalidad confiere gran energía y poder creador. El carácter es ardiente, ambicioso, emprendedor y demostrativo. Las aspiraciones son elevadas. Gusto por la dirección y la autoridad. Vivacidad, en muchos casos cólera, pues el rasgo más destacado de su temperamento es que es bilioso. Por otra parte las Magdalena reciben influencias planetarias capaces de modificar su psicología. Bajo diversos aspectos planetarios, más o menos fugitivos, demuestran una gran emotividad, lo que significa que los problemas o dificultades de la existencia pueden afectarles en gran manera, y es muy posible que en estos momentos se vean obligadas a soportar los golpes de la suerte sin reacción posible por su parte; esta postura provocaría una dependencia de la voluntad de los demás, un provisional eclipse de la propia personalidad frente a otras más fuertes o inteligentes. En algunas ocasiones las Magdalena son muy melancólicas, linfáticas y demuestran una nerviosidad y una tristeza muy marcadas. En tales momentos soportan la vida sin dejar de trabajar, pero sintiéndose profundamente descontentas de su suerte, pero las experiencias duras de estos momentos facilitarán su ulterior evolución. Las Magdalena poseen pues un doble carácter, y deben esforzarse en reaccionar cuando es necesario a fin de no tener que soportar una suerte desfavorable o la influencia de los demás.
Planetas que influyen en el nombre Magdalena
Magdalena y los signos del zodíaco
Elementos útiles al nombre Magdalena