María

Se trata de un nombre de calidad que representa, bajo una aparente debilidad, una gran fuerza de carácter, una gran bondad, pero apoyada por una firme fuerza de voluntad. Sentimientos muy exaltados. Carácter dinámico, pero que empujado por la emotividad puede llegar a revestir formas extremas. A veces, carácter variable, impulsivo, fuertemente dominado por las luchas interiores, las sensaciones o los instintos. El nombre, por otra parte recibe también la influencia de la razón y hace que las María sean razonables y ordenadas en sus actos. Reflexión, lógica, paciencia e incluso cierta perseverancia, cierto sentido práctico. El nombre atrae hacia sí dos temperamentos distintos que se pueden calificar de incompatibles, pero que no hay más remedio que hacerlos compatibles. Son bilioso y linfático, lo que significa que las María serán mujeres activísimas o personas pasivas o linfáticas. Pero una buena influencia marciana en el tema personal puede modificar agradablemente este estado de cosas. En el aspecto físico se puede decir que poseen orden y método en la acción. La situación puede llegar a ser equilibrada, pero sólo por temporadas, pero lo que es seguro es que se alcanzará el éxito. Los amigos serán numerosos, incluso demasiado para un espíritu cerrado y reservado. Fuerza moral que os facilitará el triunfo. Ideas numerosas y elevadas, que hacen que se pueda ver la vida y las cosas bajo un punto de vista vasto y realista. Las María influyen decisivamente en los demás, con su ejemplo y su buena palabra.
Planetas que influyen en el nombre María
María y los signos del zodíaco
Elementos útiles al nombre María