Planetas que influyen en el nombre Adrián

Cuatro planetas influyen poderosamente en el nombre Adrián: Venus, Mercurio, Marte y Saturno.

Confieren ante todo, un sentimiento de sociabilidad al carácter, alegría y sentimentalismo (a veces). Tendencia a gustar de los placeres. La naturaleza es amorosa y artística, la vida social puede convertirse en una agradable ocupación. Carácter amable. Posibilidad de matrimonio muy feliz. Buena inteligencia, mentalidad clara y lúcida bajo los buenos aspectos mercurianos. Aptitudes para escribir, para el comercio y para los viajes. Facilidad de expresión y para hacerse comprender a la perfección. Poder de adaptabilidad a los posibles cambios de la vida (buenos o malos según las influencias planetarias). Energía natural que es preciso utilizar. Hay que hacer lo mismo con la confianza en sí mismo, el vigor y el valor propios. La fuerza del trabajo, la voluntad, y la energía pueden asegurar un feliz destino. Necesidad de movimiento y de actividad. Franqueza. Gusto moderado y reflexivo del mando y de la iniciativa. Tendencia a los viajes. Buena salud, y fuerza muscular (si la posición marciana es dominante en el horóscopo personal). En el nombre destaca un espíritu serio, ponderado y previsor que posee el sentido del deber. La situación personal gozará de confianza y de estabilidad. Grandes aptitudes personales para los trabajos de gran envergadura. Éxito en un trabajo o profesión que exige aislamiento y concentración. Sentido del orden. Amor a la economía. Personas bien situadas y de cierta edad provocarán o bien favorecerán vuestros éxitos personales. La base de los buenos resultados que obtendréis en vuestro trabajo está en la organización y la buena administración. Evitad a toda costa el egoísmo, así como las fatigas y las enfermedades causadas por el frío; también los problemas con las autoridades.

Influencias del Zodíaco en la personalidad de Adrián

Buenas influencias e indicios que favorecen la vida, el trabajo, la respetabilidad y los honores. Buenas disposiciones para el mando y el dominio. Razón y moderación. Justicia e indulgencia. Fuerza física y moral.
HAY QUE EVITAR: Todo aquello que contraría la salud, muy especialmente en la segunda mitad de la vida; la impotencia física o moral que retrasaría el goce de los placeres; las responsabilidades demasiado duras de sobrellevar; las preocupaciones de carácter íntimo, los desacuerdos y la duda.
SENTIMIENTOS: Vitalidad, equilibrio moral y físico. Placeres y alegrías duraderos. Gusto por el confort. Operaciones inmobiliarias que seráa provechosas. Gusto por la vida al aire libre. Amor a los animales, sobre todo hacia los perros y los gatos.
HAY QUE EVITAR: Todo lo que contraría el amor y la felicidad en la vida de los hijos; las pasiones costosas y todas las relaciones turbias del tipo que sean. Estad siempre alerta y vigilad la posible falta de honradez de aquellos que se llaman vuestros amigos.
MODO DE SER: Las cualidades natas y el deseo de hacer las cosas bien pueden favorecer o contribuir a un aumento de fortuna. Los buenos pensamientos significan una garantía de felicidad. La posición económica personal puede ser envidiada por los demás, si se pone toda la voluntad en conservarla. Numerosas amistades y muy pocos amigos verdaderos, pero con ellos se puede contar. Los niños os darán satisfacciones.
HAY QUE EVITAR: Que antiguos amigos con los que habéis terminado toda relación en la actualidad, puedan perjudicaros. Huid de ellos o decidiros a intervenir directamente para que terminen sus maniobras. Haced lo posible para que vuestros partidarios no os abandonen, ello significaría para vosotros una pérdida de popularidad. Cuidado con la ingratitud de vuestros hijos o de los amigos de la infancia, ello os causaría graves decepciones, una verdadera tristeza y tal vez una vejez abandonada de todos. Huid de todas las complicaciones y sabed hacer frente a la adversidad en caso de que sea necesario. La buena voluntad lo puede todo. No lo olvidéis.

Volver al nombre Adrián