Planetas que influyen en el nombre Anselmo

Tres planetas influyen poderosamente en el nombre Anselmo: Luna, Venus y Mercurio

Un excelente equilibrio nervioso permite, ante todo, destacar buenas cualidades pasivas como son: la memoria, la imaginación práctica y un espíritu por lo general apto para realizar hechos útiles. Amor por la vida, por la diversidad de los placeres, que hace posible el mantenerse joven, o por lo menos parecerlo durante mucho tiempo. Las iniciativas y las decisiones son casi siempre factibles y dan buenos resultados, sobre todo si el factor suerte les ayuda. Delicadeza de espíritu capaz de poner cierta dosis de poesía incluso en los asuntos más prosaicos. Los asuntos difíciles y complicados pueden solucionarse gracias a la natural clarividencia y sentido práctico. Un humor uniforme y sin altibajos notables permite llevar una vida armoniosa. En todos los medios, los Anselmo encuentran simpatías y protección por parte de la gente. Cierto sentido artístico, en algunos de los portadores del nombre, está más pronunciado. Sentido del buen gusto y tacto. En el plano sentimental es posible encontrar el amor ideal que alegraría y llenaría la vida. Libertad moral, buen equilibrio físico. La meta soñada se alcanzará aparentemente de forma tranquila y calmada. Siempre con tranquilidad se llegará a dominar una determinada situación. El carácter tranquilo y la inteligencia conseguirán sin lucha ni choques el éxito que previamente se han fijado. A veces, de todas formas, el poder alcanzar los fines previstos llevará cierto tiempo. Para los Anselmo, lo esencial es no descorazonarse y saber probarse que son capaces de poder alcanzar lo que pretenden. Esto es lo principal.

Influencias del Zodíaco en la personalidad de Anselmo

Entrega hacia los demás y elevados sentimientos. Alegrías y emociones intensas. Gusto por la paz y la tranquilidad, deseo de gustar a los demás. Coordinación entre los pensamientos y los actos, los deseos y las posibilidades de realizarlos. Salud y larga vida.
HAY QUE EVITAR: La tristeza, el pesimismo, la inercia y la sumisión que no conducen a nada; las emociones a flor de piel, la sensiblería, y el peligro de dejarse engañar, así como una impotencia física o moral debida a la falta de voluntad. Frecuentes malestares debidos a la intemperancia.
SENTIMIENTOS: La vida familiar será cómoda. Las grandes alegrías llegarán si se hace lo posible para atraerlas. Y las grandes penas o disgustos podrán evitarse si se saben observar buenas relaciones con los seres que os rodean. Para vivir feliz se impone la comprensión y las concesiones por ambas partes. El trabajo llevado a cabo con tranquilidad y sin prisas será reconocido en todo su valor. Evitad las iras y las malas reacciones que siempre serían contraproducentes.
HAY QUE EVITAR: Todo lo que pueda crear celos y críticas en el trabajo, así como las hostilidades que acabarían agriando el carácter, sobre todo si éste es más bien cerrado y con tendencia a la meditación; la resignación más aparente que real; la compañía de gentes turbias o reivindicativas.
MODO DE SER: Fuerza moral y resignación frente al adversario, en caso de tenerlo. Meditación, calma y amor a la soledad. No se rehúsa nunca la ayuda a alguien que la solicite. En todos los medios inspiráis simpatía que podéis utilizar para buenos y loables fines.
HAY QUE EVITAR: Todo lo que pueda contrariar las iniciativas personales; provocar injusticias que harían tambalearse la serenidad. Falta de adaptación, orgullo e incomprensión que a la larga serían causa de fracasos, o de simples retrasos en una acción determinada.

Volver al nombre Anselmo