Planetas que influyen en el nombre Eduardo

Tres planetas influyen poderosamente en el nombre Eduardo: Mercurio, Sol y Venus

La naturaleza parece esencialmente alegre, amable y muy sociable. El temperamento es más bien artista, idealista y un poco bohemio; busca en todas las cosas la paz, la diversión, la concordia y la facilidad. La configuración astral predispone a los Eduardo a buscar los placeres después de las horas de trabajo, pero, por otra parte, su existencia carece de problemas sentimentales importantes. Las relaciones sociales o amistosas pueden ser un buen trampolín para alcanzar el triunfo. Por lo general, las asociaciones que reposen sobre buenas bases serán un éxito y sus resultados inmejorables. Los Eduardo poseen un pronunciado sentido estético y una de sus distracciones es la de embellecer constantemente su hogar. El natural carácter alegre, sociable y muy amable les proporciona muchos amigos y una gran consideración en sociedad, pues por lo general son agradables conversadores y poseen un cierto poder de persuasión. En el campo del arte, los delicados pensamientos hacen que se goce plenamente de la música, la poesía, etc. En algunos momentos se llega a ver la vida de «color de rosa», pero, sin embargo, no se llega a la emoción. Posibilidad de sentirse muy bien con las personas jóvenes, aunque ya se haya pasado la edad de la juventud. En el plano moral existe un buen indicio desde el punto de vista intelectual. La inteligencia es mediana, la mente clara y lúcida. De todas maneras, no hay que pronunciar juicios demasiado absolutos, y es ‘preciso esforzarse en ser siempre objetivo. Los estudios, los escritos y la profesión proporcionarán grandes éxitos. Cuando sean necesarias, las ayudas acudirán siempre para modificar una situación determinada.

Influencias del Zodíaco en la personalidad de Eduardo

La actividad mental es reflexiva y existe continuidad en las ideas. Control del sistema nervioso. Buena salud que engendra el optimismo. Vitalidad. Las indisposiciones o molestias físicas serán pasajeras. Espíritu de empresa y confianza en sí mismo. El éxito se alcanzará tanto con el esfuerzo propio como gracias a la intervención del destino que es favorable.
HAY QUE EVITAR: La sobreexcitación nerviosa, aunque no se exteriorice, pues contraría el buen equilibrio del organismo; la humedad y el frío, pero el aire libre os hará bien; la inquietud y el recelo rencor; la envidia, que sólo conduce al desequilibrio del espíritu.
SENTIMIENTOS: Las buenas influencias que se manifiestan en vosotros son con frecuencia favorables a los placeres y a la alegría, aumentan las posibilidades de bienestar, crean satisfacciones de amor propio, atraen los honores y el éxito. Satisfacción moral. Sentimientos agradables. Probable felicidad en el campo material y, por supuesto, bien merecida.
HAY QUE EVITAR: El abuso de los placeres, la intemperancia, las pasiones violentas y sin razón que trastornan el modo de vida, y todo aquello que contraría el efecto, la paz y la calma. Los encuentros basados sólo en el azar, que se revelarían nefastos y perjudicarían la salud y la moral.
MODO DE SER: Bajo buenos aspectos planetarios, poderosa actividad cerebral. Concepciones originales, nuevas y elevadas. Atracción por lo extraño, lo nuevo, lo poco común, por el ocultismo y la astrología. Intuición y presciencia que os convierten en un guía para los demás.
HAY QUE EVITAR: El no saber hacerse comprender por los demás; exponer convicciones paradógicas que pueden perjudicar los sentimientos de los demás; luchar por imponer las propias convicciones.

Volver al nombre Eduardo