Planetas que influyen en el nombre Fabián

Tres planetas influyen poderosamente en el nombre Fabián: Sol, Venus y Urano

Diversos elementos crean la alegría, la amabilidad, el afecto, un gusto refinado y el amor. El temperamento es artista e idealista. Se busca normalmente en todas las cosas la tranquilidad, la reflexión y la concordia. En el curso de la vida hay que evitar los juicios demasiado absolutos. Se busca la concordia. Hay que evitar «embalarse» en algunas ocasiones, aunque por naturaleza se posee un natural claro y lúcido. Grandes facultades de organización, hay que mantenerse objetivo si se quiere conseguir el éxito. Éxito en los estudios y en lo que se escriba. Viajes que serán fructuosos y empresas que se verán coronadas por el triunfo. Este nombre ayuda y favorece la confianza en sí mismo, la energía y el valor. El vigor físico, el deseo de querer, de acabar las cosas, hace que se ponga todo el ardor en cada uno de los actos de la vida e imprime el deseo constante de acción y de movimiento. La vida no es siempre estable. La existencia, sin nosotros quererlo, puede ser agitada, pero debe ser activa y con el esfuerzo constante, capaz de grandes realizaciones. Todas las iniciativas podrán llegar a buen fin con el trabajo y la ayuda de la suerte. En los sentimientos destaca la generosidad, el ardor, el afecto y la exuberancia. Y a pesar de que el temperamento es sensual, no traspasa los límites de la decencia, pues sólo gusta de las emociones sanas y naturales. Los Fabián sienten un intenso gusto de vivir y cierto idealismo, pero de todas maneras hay que saberse controlar. Si así se hace, la felicidad llegará.

Influencias del Zodíaco en la personalidad de Fabián

Los sentimientos y la fuerza vital son fuertes y sólidos. Predisposición a vivir bien. Posibilidad de triunfar en las luchas y en los problemas en todos los órdenes. Firmeza, buena moralidad y resignación cuando es necesario. Los Fabián conservan siempre su fe en la Providencia. Y por otra parte no están nunca dispuestos a abandonar la lucha.
HAY QUE EVITAR: La agitación y los excesos en todt»s los campos, el abuso de los placeres y cierta disposición a presumir demasiado de las propias fuerzas; el tener una opinión de uno mismo demasiado elevada; controlar las fuerzas vitales.
SENTIMIENTOS : Felicidad y equilibrio en todos los campos. Satisfacciones materiales y honores. Actividad en los placeres así como en el trabajo. Gustos elevados y artísticos. La ambición será satisfecha.
HAY QUE EVITAR : Una disposición a, los excesos en la mesa, abuso del trabajo o de los placeres y las crisis nerviosas; las pasiones y las relaciones embarazosas y molestas; el perturbar la tranquilidad con avatares financieros o sentimentales; el gusto inmoderado por el juego. Hay que vigilar los hijos rebeldes o irrespetuosos.
MODO DE SER: Las influencias normales que recibe este nombre son muy favorables para la evolución de la mentalidad y para la inteligencia que es productiva. Los favores, la admiración de la masa y cierto renombre fuera del medio en el que se vive, son posibles. El respeto y la consideración de los demás son seguros.
HAY QUE EVITAR: Una actividad intelectual que abarque demasiadas cosas; actuar sin reflexionar antes con el fin de demostrar ante los otros un saber profundo y no superficial. Es preciso no dejarse llevar por el pesimismo y la duda después de un posible fracaso. La soledad y el exilio serían nefastos. Hay que saberse resignar y esperar que lleguen días mejores.

Volver al nombre Fabián