Planetas que influyen en el nombre Juan

Tres planetas influyen poderosamente en el nombre Juan: Júpiter, Sol y Neptuno

Estos ponen el nombre en contacto directo con la vida exterior, y cuando las influencias son buenas el espíritu tranquilo ve las cosas tal y como las ha pensado y concebido. Entonces la actividad es grande, y sin mayores esfuerzos se hace lo que se quiere hacer, e inclusive más de lo que se puede. Si la suerte se busca o se provoca, llegará. Si Júpiter está en buen aspecto puede facilitar la llegada de la fortuna de una manera un tanto misteriosa. Una vez conseguido el éxito es bello contemplarlo sobre todo si como en vuestro caso no estáis rodeados de seres celosos. El alma recibe la protección de los planetas lo que le confiere fuerza. Sois comprensivos y sabéis y podéis ver las cosas tal y como son, siempre desde un ángulo de indulgencia y de largueza de espíritu. Después de cumplido el trabajo tendréis cierta inclinación a ocupar vuestro tiempo libre meditando en el recogimiento. Tendencia al misticismo, que desarrolla el sentido de la intuición y confiere la posibilidad de prever el curso futuro de las cosas. Aparece una dualidad de carácter en los Juan; por una parte, el gusto esencial por las cosas meramente prácticas, y por otra la predisposición hacia la meditación, y a la reflexión. Dones naturales para establecer y ordenar el trabajo de los demás, aconsejarles respecto a él y supervisarlo. En general, los Juan tienen grandes probabilidades de éxito en la vida, que se verá facilitado por sus cualidades imaginativas, por su capacidad de trabajo, por sus pensamientos ordenados, su buen sentido y su intuición. Estas cualidades no sólo benefician a los Juan sino que también facilitan mucho las cosas a los seres que les rodean o colaboran con ellos. Lógica y firmeza de espíritu.

Influencias del Zodíaco en la personalidad de Juan

Espíritu razonable. Punto de vista justo y elevado de las cosas. Bondad, comprensión, indulgencia, vitalidad. Personalidad destacada. Ambición dentro de los límites de lo razonable. Espíritu práctico y sensible al mismo tiempo. Buenos principios y respeto humano. Intuición y confianza en sí mismo. Arte para realizar y actuar.
HAY QUE EVITAR : El nerviosismo; un espíritu sensible por lo que respecta a los hombres y a los acontecimientos; los caprichos y los arrebatos; las ideas complicadas que no pueden llevarse a cabo; la vida agitada tanto material como espiritual que acabaría destruyendo el buen carácter de los Juan; asimismo es conveniente saberse dominar cuando es necesario.
SENTIMIENTOS: Placeres y satisfacciones de orden elevado. Gusto por lo bueno y por el trabajo bien realizado. Alegría. Aptitudes constructivas, financieras y suerte en la especulación. Buenas disposiciones para realizar un arte que gusta y que se comprende y conoce a fondo. Los presentimientos se manifiestan reales.
HAY QUE EVITAR: La pérdida de dinero por causa de imprudencias o por haber depositado demasiada confianza en alguien que no la merecía; el desinterés por las cosas tal vez como consecuencia de una excesiva generosidad mal comprendida; alejad las envidias profesionales o las enemistades que pondrían obstáculos en vuestro camino y a vuestra ascensión. Un buen consejo a seguir: concentrarse antes de actuar.
MODO DE SER: Buena mentalidad. Buena moralidad. Animo. Las concepciones son originales y curiosas. Dominio de sí mismo y sobre los demás. Consideración. Consagración. Respetabilidad.
HAY QUE EVITAR : La susceptibilidad enfermiza que heriría con frecuencia el amor propio; las concepciones arriesgadas de muy difícil realización; las críticas que harían sufrir; las cabezonadas, el error, el capricho o tomar partido por cualquier cosa de una forma radical; las obligaciones sentimentales que pueden ser causa de desequilibrios nerviosos.

Volver al nombre Juan