Planetas que influyen en el nombre Rafael

Tres planetas influyen poderosamente en el nombre Rafael: Mercurio, Saturno y Sol

Orgullo normal que se orjenta hacia la rectitud en todas las cosas. Vitalidad, resistencia física, ambición continuada y conocimiento de las cosas. La forma de obrar es perfectamente disciplinada. Circunspección y posibilidad de beneficiarse del éxito más o menos pronto. Se alcanzará la meta perseguida sin encontrar demasiados obstáculos en el camino. Si se sabe actuar con inteligencia y habilidad, los deseos más ambiciosos pueden verse culminados por el éxito. Los Rafael gustan de las cosas bien hechas y bien terminadas. Con sentido de la responsabilidad, los Rafael gustan que los demás, o por lo menos aquellas personas con las que tratan, tengan también ese sentido de responsabilidad. El nombre atrae el renombre y los honores. Dominio de sí mismos. Poder duradero. Buena administración. La intervención de Saturno en el nombre hace aumentar sus posibilidades intelectuales y aporta sabiduría, firmeza, y la posibilidad de actos conformes a las ideas, sin modificaciones o influencias exteriores. Las decisiones son irrevocables y los actos definitivos. El orgullo crece en razón directa respecto a las adquisiciones morales y físicas. Los Rafael conocen perfectamente sus méritos y saben hacerlos valer y al mismo tiempo hacerse respetar. El dominio sobre los demás aumenta, pero es un método de persuasión y no de tiranía. Los Rafael, sea cual fuere su profesión en la vida, ya sea manual o comercial, intelectual o artística podrán (por lo menos están capacitados para ello), dominar en su profesión. En el plano material los apetitos se verán satisfechos. En algunos casos la actividad intelectual será superior a la actividad física, pero entonces la prudencia es mayor, las cosas se toman menos a la ligera y se adquiere una mayor conciencia de las propias responsabilidades.

Influencias del Zodíaco en la personalidad de Rafael

Buena moralidad, dominio y tranquilidad en las pasiones y en los deseos. Equilibrio entre la razón y la imaginación. Factor de longevidad. Actividad intelectual y sentimental. Fidelidad y generosidad.
HAY QUE EVITAR: La falta de valor físico en algunas ocasiones, el espíritu inquieto y el humor variable; los amores inestables y a veces anormales; los peligros a que puede exponer el sexo opuesto; los celos y la impaciencia que perjudicaría la adquisición de riquezas; la falta de organización y de orden en la vida y las ganancias demasiado fáciles pero difíciles de conservar.
SENTIMIENTOS: Predisposición para el ejercicio de una profesión artística, o por lo menos en relación con el arte. Aptitudes para las finanzas y los asuntos de Bolsa. Buenas ganancias, facilidad para gastar el dinero. Más amoríos y flirt que grandes pasiones. Amor a los placeres de la vida mundana, y a las emociones y sensaciones nuevas que se buscan sin cesar.
HAY QUE EVITAR: El excesivo amor a los placeres, la constante búsqueda de emociones nuevas llevadas al extremo, los gastos excesivos y las excentricidades ruinosas; la vida demasiado frivola, o inútil que puede ser causa de malestar.
MODO DE SER: Continuidad en las ideas y en los deseos. Buen estado de ánimo y buena mentalidad. Feliz evolución espiritual e intelectual. Aptitudes filosóficas. Ascensión profesional debida a la natural inteligencia, y a la consideración de vuestros jefes.
HAY QUE EVITAR: Los temores morales o las sugestiones contrarias a los gustos y a las ideas, que no harían más que entorpecer la acción y menoscabar la actividad, además de acarrear la incomprensión; una enseñanza falsa o mal comprendida que asfixiaría la personalidad; todo aquello que puede exponer a los celos, a la envidia, a la maledicencia, al capricho, a la crítica y al descontento de sí mismo y de los demás.

Volver al nombre Rafael