Características de Piscis

Se representa por dos peces atados por la cola y nadando en sentidos opuestos, lo que viene a indicar no sólo que Piscis es un signo de doble personalidad, sino que puede tener dos personalidades casi diametralmente opuestas. Es un signo de Agua, por lo que el mundo de los sentimientos es lo más importante.

El primero es de amplios horizontes mentales, comprensivo, cosmopolita, hospitalario, con una chispa humanitaria, espiritual o esotérica. Puede dar, incluso, individuos visionarios en algún sentido y con una mística especial para las causas comunitarias.

El segundo, en cambio, busca una especie de paraíso que le permita alcanzar el nirvana; algo que pretende por el endiosamiento personal en algunos casos; por la autoindulgencia o compasión consigo mismo, en otros. Puede llegar a ser autodestructivo. De hecho, uno de los mayores riesgos de los nativos de este signo es el caos.

Piscis es un pacifista convencido. Sin embargo, eso no le impide ser polemista nato o acabar viéndose envuelto en la polémica y el debate, terrenos donde suele moverse como pez en el agua.

Debido a su gusto por la imagen y tendencia a las relaciones platónicas, suele gustarle la televisión, el cine o la fotografía. En el fondo, tiene un espíritu artístico latente, que, en ocasiones, aprovecha para mostrar los aspectos lacerantes y oscuros de la sociedad, a los que es especialmente sensible. También la hostelería y la espiritualidad pueden ser hobbies o incluso profesiones que le reporten especiales satisfacciones y éxitos personales.

Su amor es de tipo romántico y sentimental. Además, sabe poner la imaginación y fantasía a su servicio. Sin embargo, en ocasiones, esa tendencia la enfoca hacia relaciones platónicas o ideales que nunca llega a consumar.