Hombre Piscis Mujer Leo

¿Cómo son las relaciones de pareja entre una mujer Leo y un hombre Piscis?

Quedará totalmente extasiado ante tu majestad y no esperes que este hombre, a pesar de ir en busca de la paz, se sienta intimidado ante tu presencia. Sabemos que tú transmites la idea de que nadie debe tratar de conquistarte si no cuenta con la seguridad de merecerte. El te invitará a cenar y te agasajará como a una reina, te hará regalos de excelente gusto y hasta tiernos, como un gatito mimoso o una foto de él enmarcada de cuando tenía seis años. Además, los acompañará con tarjetas originales y divertidas A la mayoría de los Peces, no les molesta aparecer superficialmente serviles, son humildes y no necesitan reinar.
Además, sus facetas telepáticas y su inteligencia te cautivarán como para hacerte creer que es el hombre de tu vida. Para que no lo desprecies, él te probará no pertenecer a la plebe, que hay rasgos de nobleza que no sólo son de casta, sino de intelecto, modales o distinción, para merecer tu interés y respeto. No te responderá de manera grosera o vulgar, aunque haya veces que merezcas una verdadera tunda por tu vanidad y marcado complejo de superioridad. Que no te contesten cuando te pierdas en una de tus furias, puede ser un castigo severo, porque pone en evidencia que te extralimitas.
No hay Pez que no conquiste a la fiera más salvaje, aplicando su resistencia. Como es un buen escucha, estará horas devorándose tus palabras. Es allí donde, comprobando tus cualidades, comenzarás a enamorarte perdidamente de él y a considerarlo imprescindible. Aflorarán tu dulzura, generosidad y sentido del humor, pero contra todo lo previsto, vivirás pendiente de él: ¿dónde encontrarás a alguien que te entienda mejor? Después del cortejo inicial comenzará a aparecer el Fuego y el Agua de cada uno, que si se mezclan, se extinguen.
No compartirá contigo sus sentimientos más íntimos y después de una reyerta, necesitará aislarse para la reflexión. A pesar de ser conciliador, no permitirá que lo destruyas con tus órdenes dictatoriales. Trata de dominar tus celos inmotivados, mientras mantienes el derecho de coquetear con todos. Si te excedes en tus sermones, enfriarás la vida sexual, que en su caso, puede ser de alto voltaje. Tú necesitas que te pasen aceites perfumados y te convenzan que eres la mejor mujer que hay en el mundo, y el romanticismo de Piséis está preparado para brindarte esa adoración. Desde el punto de vista íntimo, te parecerá demasiado etéreo, místico, esquivo.
Esfuérzate en no ser tan exigente, porque si lo reduces a la servidumbre romántica, se volverá desapegado cuando hagan el amor. No lo sientas siempre como un padre protector. Ambos deberán ser sabios y sinceros con sus sentimientos. No despiertes su mal genio, tratando de averiguar sus secretos.
Porque entre tus sermones, tus celos y tus preguntas conseguirás que se vaya para siempre. Eviten tomarse vacaciones por separado, porque entre estos dos signos nunca se sabe cuál puede ser el resultado. El podrá, con su delicadeza, curar tus heridas y tú brindarle mayor confianza, ya que tienes mucha, apaciguando sus temores ocultos.