Hombre Piscis Mujer Libra

¿Cómo son las relaciones de pareja entre una mujer Libra y un hombre Piscis?

Este hombre tomará de inmediato la decisión de vivir, contigo un amor, pero porque eres linda, inteligente, simpática y capaz. Pero creerá que pierde su paciencia ante tu necesidad de tomarte tanto tiempo para cualquier decisión.
Como a este hombre le cuesta bastante tomar una decisión y le resulta difícil mostrarse agresivo, llegará un momento en que verán que no pueden decidir si hacer un viaje o no, si casarse o no, si tener hijos o no. Acá el Pez deberá desplegar toda su capacidad histriónica, en el fondo siempre quiso ser actor, y actuará con energía y un poco de vehemencia para terminar con tus interminables razonamientos sobre lo que conviene o no. La unión de Venus con Neptuno los inclinará a interminables conversaciones con respecto a cuáles son los límites de la realidad y los sueños, y donde termina la autenticidad y comienza la mentira, temas filosóficos que a ambos los fascinan.
Comparten el mismo grado de compasión mutua y hacia los demás y tu sentido práctico le vendrá muy bien a él que suele dejarse llevar por ciertos ensueños. El te encuentra encantadora, pero por momentos con cierto aire exótico, oriental, hecho de silencios y lejanías que lo desubican. Libra rige astrológicamente Oriente. Esta parte de tu personalidad lo excita, pero tu tendencia a tener siempre la última palabra y a manejar la relación lo puede llevar a un alejamiento definitivo, posiblemente para irse a Oriente y buscar una chica Pez exótica y para nada autoritaria. Pero será todo lo paciente que sea capaz contigo, porque su intención es hacer de este amor que sienten, su último refugio. Se siente especialmente atraído, no sólo desde el punto espiritual, sino desde el físico.
Y a ti te pasa lo mismo. Las vibraciones que te envía Venus se sienten hechizadas ante el canto de mar que Neptuno despierta en él. Es así, como tú ves en los ojos de él lugares de un pasado lejano que deseas volver a ver. El mundo interior de este hombre es como un santuario que debe permanecer cerrado, lo que te irritará, pero sabes que él conoce la llave que lleva a tu más grande dicha, y se esforzará por respetarlo.
Estás convencida de que podrías enfermarte sin él y viceversa. El hombre Piscis no puede imaginarse vivir sin la confianza a sí mismo que le brindas de manera constante y contienes, además, la señal justa para que él logre reacciones de sus repetidos desencantos. Además, tú le recuerdas un día luminoso sólo con sonreír, entonar su canción preferida con la clara modulación de tu voz que a él lo acunan, aunque sólo pronuncies palabras comunes.
Tienes que remarcar tu tendencia a levantar el ánimo de los otros frente a este niño-hombre que, a veces, se desorienta. Tienes que proponerle que pinten los dos la habitación de otro color, cambien la distribución de los muebles, compren algunas plantas exóticos o un mueble antiguo que restaurarán juntos. Y tú serás la que valores su habilidad al trabajar en la casa, mientras le recuerdas de qué manera siempre se encontró con socios o empleadores que confiaron en sus méritos fructíferos, cuando perseveró. Para el Pez serás una Maga. Y tú le retribuirás toda su ternura y tolerancia.