Las mujeres Piscis del segundo decanato y el Amor

En lo más profundo de su ser, aspira a una fusión del alma y del cuerpo, del amor y de las sensaciones.

Tiene fe en el amor y puede llegar a este sentimiento absoluto, que en ella puede sobrepasar los límites de lo prohibido y lo imposible, y esto se convierte en una verdadera vocación.

En efecto, ama religiosamente, siendo a la vez sumisa y entregada.

Pero su sensualidad es tan intensa, sutil y refinada, su imaginación sentimental y erótica es tan fuerte, que sus excesos de sensibilidad y sus trastornos emocionales pueden inducirla a adoptar una actitud defensiva de recogimiento en sí misma, de renuncia o de pasividad, según el caso.

De no ser así, si otras características de su personalidad le llevan a ello, el amor se convierte para ella en una misión a cumplir, en una búsqueda, en un objetivo a alcanzar, en una experiencia extraordinaria que hay que vivir para conseguir y ofrecer a los demás lo mejor de sí misma.