Los Hombres Piscis del primer decanato y el Amor

Como está tan preocupado por su persona, le cuesta mucho ver las cosas con claridad y adopta una actitud, sino contradictoria, al menos ambivalente, en sus relaciones privilegiadas.

Quiere amar y ser amado profundamente, pero está dividido entre unos sentimientos de carácter idealista o de connotación mística -que en todo caso se salen de las relaciones amorosas normales y habituales- y unos sentimientos des-controlados, que no consigue fijar ni cultivar, de los cuales más o menos se culpabiliza, y que pueden inducirle a buscar sistemáticamente dificultades, obstáculos y situaciones imposibles.

Parece que quisiera castigarse por el hecho de que el amor, según él, no tiene límite, o como si deseara convencerse de que el amor y la felicidad son incompatibles.

Es cierto que, aunque a veces se engañe a sí mismo, también manifiesta una lucidez, incluso clarividencia, sorprendente en cuanto a los sentimientos de los demás, sus verdaderas motivaciones y la verdadera naturaleza de sus relaciones.