Los Hombres Piscis del tercer decanato y la profesión

Es profundamente bueno y entregado, pero casi siempre es víctima de sus vaivenes emocionales, que engendran en él reacciones apasionadas, ataques de entusiasmo desconsiderado, pero también de oleadas de desánimo y una desesperación repentina, imprevisible y a veces catastrófica.
Resulta, pues, indispensable que esté bien rodeado, valorado y se le gratifique por sus actos y su trabajo, pero también que tenga la oportunidad de sentirse apreciado en su entorno profesional, a la vez que se le permita dar lo mejor de sí mismo, pero a cambio de algo.
En efecto, está totalmente dispuesto a ser útil, a lanzarse a misiones difíciles, trabajos duros, tareas pesadas, siempre y cuando tenga un sentido. Puede también tener algunas cualidades para plasmar sus ideas en actos o llevar a la práctica conceptos, o bien puede resultar un maravilloso médico o terapeuta.