El carácter de Sagitario

Sagitario es el signo del arquero, que está listo para disparar con su arco la flecha que, según se dice, siempre da en el blanco; esto hace alusión al poder de la profecía. Este símbolo del arquero transmite una idea de libertad, y de los individuos de Sagitario puede decirse que siempre anhelan por alcanzar lo más elevado. Si juzgáramos por el carácter individualizado de Escorpio, que está listo para mandar los pensamientos generados por su ser, podríamos imaginar que este signo satisfará todo el misticismo contenido en el signo precedente. Sagitario es el último de los signos de la triplicidad del fuego y de la trinidad reproductora, y el tercero de los signos mutables. Representa, por lo tanto, la unión entre las cualidades de la cabeza y del corazón, lanzadas ahora hacia arriba en devoción al Corazón de todas las cosas. Cuando están plenamente individualizados, los nacidos en este signo son grandes amantes de la ley y del orden; muy intuitivos y proféticos, poseen el poder de enviar sus pensamientos a cualquier distancia que deseen. Los videntes y profetas nacen de este signo y hallamos que las personas nacidas en este signo, cuando están despiertas, son más confiadas en sí mismas y más dependientes de sí mismas que las de cualquier otro signo. Siempre miran el futuro con una disposición brillante y feliz, llenos de alegría y esperanza por el futuro. Saben por intuición que el estado futuro es mejor que cualquiera de los anteriores, y esto les confiere el poder de la inspiración, haciéndolos siempre emprendedores, progresistas y profetices. Parecen poseer un solo pensamiento a la vez, y este pensamiento los transporta al objetivo que desean conquistar. Son decididos para expresarse de manera inconfundible, porque por detrás está la intuición que sabe. De los nacidos en este signo se puede decir que sus errores son de tal naturaleza que se les pueden perdonar con facilidad, dado que los peores males han sido dejados para Escorpio. Cuando son personales, su personalidad es muy intensa, ya que son inquietos y tienden al exceso de actividad; nerviosos y tensos, desarrollan una inclinación a la insolencia y la irritabilidad. El Sagitario personalizado es un individuo altivo y ruidoso, un tanto exigente y con propensión a ser dominante. Cuando se pervierte, su naturaleza es extraordinariamente rebelde, se resiste a someterse a la menor restricción, y cuando se lo enfurece sabe perfectamente dónde herir. Esta última característica se debe a su habilidad para captar los puntos débiles de los demás.
En nuestra era actual muy pocos son capaces de expresar todo lo que hay oculto en este signo, porque se trata de la novena casa del zodiaco, la casa del gurú o maestro, que a través de la ciencia conduce a la filosofía, y de allí a la verdadera religión de la ley y el amor. En consecuencia, hallamos que los gustos de los Sagitario siempre se inclinan hacia uno u otro de estos empeños; aunque el científico puede permanecer en la región de las ciencias experimentales, ajeno a las demandas superiores de la filosofía y la religión hacia las cuales su ciencia debería estar orientándolo, y el filósofo puede continuar inmerso en disquisiciones aprendidas o en estudios profundos, sin tratar de volcar sus energías hacia la devoción, que es el espíritu de la religión verdadera, y la auténtica naturaleza de su signo. A pesar de esto, el espíritu filosófico siempre es fuerte en ellos, aun después de haber despertado su devoción.

Sigue leyendo >>>

Artículos relacionados