Hombre Sagitario Mujer Géminis

¿Cómo son las relaciones de pareja entre una mujer Géminis y un hombre Sagitario?

Cuando aparecen las Géminis, es decir, tus dos personalidades, este hombre se siente impulsado a enfrentar el desafío de tu dualidad. Es como si lo provocaras a propósito. Este hombre es tierno, considerado y amable. Oírlo hablar de sus sueños, con el entusiasmo que lo hace, dando muestras de su profundidad intelectual, te enamorará inmediatamente.
Te gustará de él su sinceridad, que, a veces, causa dolor. Como tú te reservas parte de tu variada naturaleza, él se resignará a conocerte lentamente. Ya sabemos que tú eres deliciosa y femenina, aunque tu regente, Mercurio, te puede volver masculina en cualquier momento. Lo que te persigue y también a quien te ama es que no sabes bien qué es lo que deseas. La vida no es fácil para ti y si le cuentas que no puedes evitar pensar un día algo y al siguiente lo contrario, corres el riesgo de que el hombre de Sagitario deduzca que eres mentirosa. Al ser él tan franco, le resulta intolerante que una mujer no tenga esa virtud, no importa el alto nivel de inteligencia que demuestre. Una buena manera de responderle cuando te reproche tu duplicidad será decirle que él a veces es valiente y en otros retraído.
Ya habrás adivinados que sus fobias son muy marcadas y que es muy sensible a las tensiones de su entorno. Terminarás callando más de una opinión para evitar que él se convenza de que eres una impostora y se enoje, demostrando su desaprobación de una manera demasiado contundente y hasta brutal.
Procura no defenderte con tus sarcasmos, a fin de que no se desate una conmoción en la pareja. Sin embargo, a medida que pasan las semanas, estos dos signos se las arreglan para llegar a una armonía con respecto al amor y la convivencia.
Sería bueno que copiaras de este hombre la perseverancia, la tenacidad y su visión anticipada de los hechos. Las visiones que Júpiter ofrece son implacablemente prácticas. Desde el punto de vista sexual, logran que un vehemente deseo los fusione y se transformen en una sola persona, desde el punto de vista mental, espiritual y corporal. Necesitan convertirse cada uno en el otro: es la única manera en que se sientan una persona completa. Tú eludirás los problemas con una agilidad propia de Mercurio o fingiendo no darte cuenta de que él está alterado.
Después de un rato de sosiego, el hombre de Sagitario ya no tratará de comenzar una discusión a fin de que no se peleen. A veces se encierran en diálogos que transcurren como en círculos del que no pueden salir. Como resultado él se pone a leer el diario, se va un rato a tomar aire o se acuesta temprano y solo, interrumpiendo toda comunicación. Pero ustedes se amarán siempre con un poco de tensión. Hablarán sobre lo que sienten porque no tienen nada de masoquistas y odian sufrir en silencio.
Alcanzarán la dicha si tienen un proyecto en común, por ejemplo dedicarse a las relaciones públicas, a la publicidad, a la literatura o a la medicina. Cuando ambos tienen los ojos puestos en una meta y no en el otro, forman una pareja ejemplar. El tiene ideales y tú ideas. Una idea, alimentada por el amor, se convertirá en un ideal.