Hombre Sagitario Mujer Piscis

¿Cómo son las relaciones de pareja entre una mujer Piscis y un hombre Sagitario?

La virtud extraordinaria que encontrará en tu persona consistirá en que sabes escuchar con atención pero suele ocurrir que en medio de uno de sus interesantes discursos, el Arquero formule algún tipo de verdad un poco atroz, casi siniestra. Entonces, tú dejarás de escuchar. Piscis prefiere que la verdad esté envuelta en velos como los tal vez, podría ser, algunos dicen. Este hombre notará que no te agrada la verdad desnuda, porque te produce un profundo dolor, y estará prevenido. Posees la cualidad de escuchar, poniéndote en el lugar del otro, proyectándote dentro de la verdad que te estás describiendo y sentirte tan involucrada como si te estuvieran narrando sucesos que partieron de tu propia experiencia. Por lo tanto, llegas a conocerlo como si fueras psiquiatra y leerás sus pensamientos con una propensión innata a comprender, pero con suma discreción. Piscis aborrece la idea de que otros se introduzcan en su intimidad y ella puede ponerse en el lugar de los demás y no hacerles lo que a ella le disgusta. Como eres muy perspicaz, lo interpretas como si su alma fuera transparente. No se sentirá incómodo porque sondear las intenciones y los sentimientos se trata de un arte refinado y sutil. A veces te molesta intuir tantas cosas sobre los demás. Tienes bastante con tus propios problemas, sin necesidad de implicarte, contra tu voluntad, en las vidas ajenas.
Aceptas de buen grado este rasgo envidiable de adentrarte en los otros y te sometes ante lo inevitable. El hombre Sagitario no se preocupa demasiado por la reserva: no esconden ningún secreto. Contestará, con sinceridad, a todas las preguntas que le formulen. No le importará confesar que está en bancarrota, sí está preocupado porque comenzó a engordar o porque su jefe es intolerante. Como tu esencia neptuniana contiene alguna forma de evasión, es posible que peleen por los distintos criterios con que abordan la verdad. Tu discreción puede ser para él una forma de la hipocresía. Su franqueza te parecerá una crueldad innecesaria. Pero terminarán bien porque ambos son bondadosos. En el acto sexual, el Arquero te encontrará especialmente atractiva por tu alto grado de femineidad.
Después de la fascinación inicial, puede acusarte de ser demasiado fría con respecto a sus requerimientos, poco entusiasta y hasta casi nada espontánea. Tu entrega no está a la altura de su deseo. Tal vez tenga un poco de razón. Y una vez más caerá sobre ti la responsabilidad de empeñarte en alcanzar los arranques de deseo de él con la misma enorme necesidad. Pero Neptuno te dictará las tácticas necesarias para que despiertes todos tus instintos y disfrutes de un acto íntimo trascendente. Temes gustarle sólo sexualmente, pero si él te demuestra que toda tú eres su amada, aumentará tu anhelo sexual. Haz realidad tus propios sueños y sugiérele que necesitas, de vez en cuando, un viaje o cambio de panorama.
No aceptes que te lastime sin decírselo con la suavidad que te caracteriza porque suele ser inconsciente de sus palabras hirientes. Pero para ustedes está destinada la luz. Deben cuidar su intimidad evitando las fuerzas destructivas externas. Sin notarlo, están invadidos siempre por problemas extraños, lo que termina alejándolos.

Volver a Sagitario