Los hombres Sagitario del primer decanato y la profesión

Con él todo es, debe ser o debe volverse sencillo. No es el tipo de persona que complica las cosas y no le gustan las situaciones confusas, los problemas arduos y las explicaciones complejas que, según él, no aclaran nada.
En cierta forma, puede resultar primario; pero su manera de simplificar cualquier problema desde el momento en que lo aborda o estudia hace que el descubrimiento de su solución sea más fácil, evidente y claro, en una palabra, más sencillo.
Al verle hacer su exposición, eliminando de entrada todo lo que le parece confuso, malsano o inútil, uno se sorprende de cómo es posible no haber caído antes en ello. Independientemente de su sector de actividades, posee aptitudes pedagógicas evidentes, muy apreciadas en el marco de sus ocupaciones por sus colegas o superiores jerárquicos. Pero es más hábil para demostrar o recomendar que para aplicar personalmente lo que sabe o cree saber.