Los Hombres Sagitario del tercer decanato y el Amor

De todos los nativos de este signo, es el hombre más serio, más constante y también el más ambicioso.

Sin embargo, casi siempre, se somete a sus ambiciones -basadas en sólidas convicciones y en competencias innegables, tanto en un saber adquirido con cierto brío, como en una habilidad no menos brillante- antes que a cualquier otra consideración.

Asimismo, tiene un sentido innato de la competición que estimula sin cesar y le convierte en un ser que no descansa nunca. No se puede decir que tienda a estar muy enamorado.

Tiene mucha más necesidad de admirar o estar impresionado por la belleza, o por las cualidades humanas excepcionales, o por la posición social elevada de la mujer que atrae su atención; puesto que, sobre todo, aspira a encontrar una compañera que sea digna de él y que, de una forma u otra, le resulte de utilidad para satisfacer sus ambiciones o su carrera, y que siempre esté a su lado, pase lo que pase.