Padre Sagitario e hijo Géminis

Si es un niño, sus relaciones se basan en una especie de competición permanente, que resulta evidentemente un juego inteligente y estimulante para ellos, a veces agotador para su entorno.

Pero ambos son unos maestros en el arte de la desdramatizátión.

Si es una niña, el espíritu de aventura de su padre se convierte en ella en curiosidad intelectual, o la afición del padre por el cambio se transforma en estabilidad.

Se le parece, pues, pero a su manera.