Signo Sagitario: nacidos el día 24 de Noviembre

24 de noviembre
Jornada de particulares tensiones y generadora de complejas personalidades y singulares destinos. Para bien o para mal, todo se aparta de lo rutinario y vulgar. Los nativos de este día no sólo se hallan aún bajo los influjos directos de las mencionadas estrellas Korneforos y Yed Prior, sino que, además, notan los efectos de otras dos estrellas importantes, sobre todo a partir del mediodía, que son Dschubba y Acrab, ambas pertenecientes a la constelación de Escorpión.
La Dschubba, nombre de origen árabe que quiere decir «la delantera de la frente», hace alusión a que se halla en esa parte frontal de la figura del Escorpión. Se considera que es una estrella que provoca luchas o enfrentamientos repentinos, arrebatos de carácter, malevolencia, defectos físicos, y que advierte de robos, asaltos y agresiones por parte de opositores o enemigos emboscados. También se la conoce por el nombre de Isidis, y antiguamente se consideraba que esta estrella era «el árbol del jardín de la luz», haciendo referencia a la «iluminación interior» que se adquiría en los espíritus elevados por medio de la soledad, el aislamiento, la meditación, el estudio, que ayudaban al sujeto a encontrarse a sí mismo, a penetrar .en el conocimiento de la verdadera naturaleza psíquica del ser humano. De una forma u otra es, por consiguiente, un astro que hace que sus nativos se torturen interiormente por cuestiones metafísicas y escatológicas y busquen la verdad trascendental de las cosas y de sí mismos. Influye, por tanto, en vocaciones de religiosos, filósofos y científicos.
En cuanto a la estrella Acrab, su denominación procede del árabe aacráb, «alacrán», «escorpión». Se la conoce, además, por el otro nombre de Graffias, que en griego significa «el cangrejo». Advierte del riesgo de conflictos, luchas, intrigas, enfermedades contagiosas y víricas, intoxicaciones, etc.
No obstante, ambas estrellas comunican fortaleza de ánimo, firmeza de voluntad, capacidad para la lucha individualista y fuertes ambiciones, lo que hay que sumar a las dosis de impulsividad, rebeldía, sentido innovador y revolucionario de las dos primeras.
En conjunto, presagian muchos altibajos de la suerte, actitudes y capacidades variopintas, por lo que los nativos de este día reciben una fuerte potencia creadora, sea para cualquier trabajo o profesión que elijan, sea para el bien o para el mal.
El carácter es muy individualista, agresivo, celoso, obstinado y autoritario. Su facultad para organizar, mandar y dirigir hace que en esta jornada hayan nacido muchos políticos, militares, policías y funcionarios municipales y estatales. Y, por otro lado, da muchos empresarios, gerentes, directores, mánagers, deportistas, artistas, aventureros, etc., todos ellos con un ego muy desarrollado y hasta narcisista.
Son personas más afortunadas en trabajo o empresa que en amor. Hay un promedio muy elevado de divorcios entre los nacidos en este día. Y también tienen desengaños y dificultades con los hijos al quererlos controlar excesivamente.
En salud se ha de vigilar muy particularmente el hígado, el páncreas, el aparato digestivo, las vías respiratorias y lo cardiovascular. El sistema nervioso puede fallar por exceso de trabajo, por agotamiento, por descansar poco.
Personajes del 24 de noviembre: el tenor lírico español Alfredo Kraus; el holandés Simón van der Meer, premio Nobel de Física 1984, y el abogado, político y editor catalán Roma Cuyás.