Características de Tauro

Simbolizado por el toro, representa la consolidación de la primavera, la densidad de la vegetación. Signo de Tierra, es racional y materialista en sus enfoques, es decir; Tauro cree aquello que puede ver o comprobar y sabe de la importancia de las bases materiales y económicas para la vida.
Hay dos tipos básicos de Tauro, uno movido por la pasión por la vida, por disfrutarla y quizá con bastante impulso; otro, en cambio, campechano y tranquilóte. Aunque ambas actitudes pueden ir mezcladas en un mismo Tauro.
Tauro suele tener los sentidos bastante desarrollados o a flor de piel, destilando, incluso, sensualidad. Le gusta disfrutar lo bueno de la vida, siendo uno de los signos más hedonistas del Zodíaco. Sin embargo, no es raro encontrar a nativos de este signo que saben vivir con gustos sencillos. Sus cualidades para la decoración o el arte son notorias, pudiendo desarrollar una prolífica labor.
De temperamento conservador por naturaleza, tienden a actuar siempre de la misma manera y difícilmente cambian su escala de valores. Esto es lo que los puede hacer, a algunos de ellos, lentos o perezosos, pero, en contrapartida, también tendrán una gran determinación en alcanzar sus objetivos. La tranquilidad y la paciencia son dos de sus mejores armas, pero pueden caer en la fijación y la tozudez.
En cuanto a sus sentimientos, del mismo modo que dan vueltas en torno a los temas que les obsesionan, son intensamente fieles hacia su familia, sus amigos o los suyos, a los que se entrega incondicionalmente. Sin embargo, normalmente son posesivos y celosos.
A veces se exagera al hablar de su afición por el dinero. Tauro suele ser mucho más noble y generoso de lo que se cree, pero sólo en casos necesarios, precisamente porque sabe que el apartado de gastos y ganancias es fundamental para la vida. Lo que pasa es normal dentro del proceso evolutivo que representa el Zodíaco: después de nacer y tener nuestro propio cuerpo (Aries), procuramos amamantarnos para la subsistencia (Tauro); esta necesidad vital marca la impronta del subconsciente de Tauro, condicionándolo para que, a lo largo de su vida, busque un bienestar, que, sólo para algunos de ellos, consiste en perseguir la riqueza o el almacenamiento.