El carácter de Tauro

Este signo es el primero de la triplicidad de tierra y el primero de los signos fijos. En este signo se encuentran escondidos una voluntad y un deseo que se expresan en mayor o menor medida en el carácter del taurino. Siendo el signo de la solidez, las personas nacidas en él son sumamente consistentes, prácticas y sustanciales. Son exactamente lo contrario de lo que hemos dicho de Aries, el signo precedente. En Aries todo es idealismo, mientras que en Tauro todo es práctico.
Los taurinos son lentos, trabajadores, pacientes, perseverantes, ejecutivos y reposados. Se destacan por su conservadurismo, y nunca parecen desperdiciar sus fuerzas, como ocurre con los nacidos en Aries, que las derrochan ampliamente. En este signo nacen las personas de mayor fuerza de voluntad y, cuando viven exclusivamente para sí mismas, se tornan extraordinariamente obstinadas. Suelen ser muy decididas, persistentes y dogmáticas, y hablan con tono sereno, firme y autoritario. Poseyendo mucha vitalidad física, los taurinos se ponen muy furiosos y violentos cuando se les provoca demasiado, si bien suelen ser lentos y prudentes, y se requiere mucho para indignarlos. No obstante cuando se excitan, la ira les hace perder el control de sí mismos. Pueden hacer mucho bien debido a su temperamento constante y constructivo, y son perfectamente capaces de poner en práctica todos los planes que se les confíen.
Tienen mucha perseverancia, y son constantes y pacientes. A pesar de que hablan poco y son muy reservados, logran conquistar amistades fieles. Son excelentes compañeros para quienes poseen ideas, y como colaboradores son personas de confianza, sinceras y leales. Poseen grandes reservas de energía, lo cual los hace muy tenaces, y se contienen hasta que algo libera sus fuerzas acumuladas. Corno masajistas y curanderos no tienen igual. Siempre benefician a las personas de escasa vitalidad, y tienen el poder de, curar y aliviar magnéticamente a los nerviosos e irritables.
La vitalidad mental y física de los Tauro es enorme, y las personas nacidas bajo este signo suelen poseer una psiquis espléndida. Intrépidos y generosos, cuando están plenamente individualizados no buscan dedicar su salud a otra cosa que a hacer con ella el bien.
Cuando concentran sus pensamientos tienen un gran poder, y entonces la VOLUNTAD prevalece sobre el deseo. Cuando, en cambio, se muestra más evidente este último, se vuelven muy mundanos, tienden a buscar placer en las cosas buenas de la vida, y les agradan las fiestas y las comodidades. Los taurinos son los mejores médium psíquicos, y se les puede contrastar con los tipos de Aries porque tienden más a vivir en sus sensaciones que en sus mentes. Podría decirse que el verdadero taurino es una gran sensación. Sin embargo, como este signo pertenece a la triplicidad de la tierra, la mayoría de las veces esta sensación es física y objetiva, más que subjetiva. Tauro gobierna el cuello, y así como éste ha sido hecho para que la cabeza gire sobre él, podría decirse que los taurinos son mejores como servidores que como amos. Siendo dignos de confianza, son excelentes empleados y funcionarios políticos, y a menudo el pueblo los elige como sus representantes.

Sigue leyendo >>>