Hombre Tauro Mujer Capricornio

Los fascinará el lado práctico de ambos y a él lo intrigará tu aire de aristócrata. Si le cuesta esfuerzo conquistarte, le gustará. Como es difícil conseguir tu afecto, correrá detrás de ti para lograr lo que, para él, es el mejor trofeo. Capricornio es un signo de Tierra negativo, lo que significa que no dejarás que un hombre te domine por completo. A pesar de lo hermosa y femenina que eres, tienes a Saturno sobre tus hombros, prohibiéndote caer en un error, lo que hará más fácil que te equivoques, a fuerza de cuidarte. Tauro admirará tu sentido común pero se asustará ante tu aparente falta de sentimientos. Esto puede empujarlo a cortar la relación.
Como tienen una afinidad química perfecta, es más probable que ambos aporten paciencia y llegará el momento en que tu condición de Cabra calculadora pero nada necia, combines la decisión de tu cabeza con la de tu corazón y decidas amarlo. Demuéstrale, lo que por otra parte es cierto, que puedes ser la mejor madre y esposa del Zodíaco, amar a sus parientes y amigos, aunque parezcas presumida y fría con los ajenos. Los celos, si se desatan, serán graves porque reaccionarán casi salvajemente.
Pero así como a ninguno de los dos les gusta desprenderse del dinero u objetos materiales, tampoco llegarán a la ruptura por un hecho emocional. El se comportará como un amante sensual, con destreza erótica que avivará tus pasiones. Como no eres exigente en los preliminares y te conformas con la natural y silenciosa continuidad que sigue a la unión sexual, estarás en condiciones de seducir al Toro con más éxito que una mujer de un signo de Fuego, por ejemplo. Tienes cualidades para acomodarte al ritmo parsimonioso con que Tauro hace el amor y se convertirán en amantes dichosos. A él le encantará que te ocupes de tu familia y de la de él, con cordialidad y dedicación. Trata de ser menos posesiva. Se unirán de tal manera, que llegará un momento en que podrán leerse los pensamientos.
Aparece como probable que de vez en cuando intentes separar el sexo del amor, respondiendo a los amargos recuerdos de alguna mala experiencia de tu juventud. Y surge la posibilidad de que el Toro adopte la misma conducta, inconscientemente, y por las mismas causas. (Ambos tienen una memoria excepcional). Pero ambos se ayudarán para superar esta situación: la ternura de él rescatará el idealismo y la inocencia que Capricornio perdió a edad temprana y él se olvidará sus antiguos dolores a medida que ella los cambie por imágenes de gran entrega amorosa. Como el Toro se siente unido a su familia fundamental, le resultará fácil comprender tu obsesión por la tuya. Ninguno de los dos pasarán las fiestas tradicionales sin sus respectivos parientes y con frecuencia tendrán habitado el cuarto de huéspedes.
La Cabra y el Toro están hecho el uno para el otro, en muchos sentidos. No sólo se adivinarán los pensamientos sino que serán capaces de realizar los deseos del otro, evitar disgustos y planear sin dificultades, dando por sabida la conformidad de la otra mitad. Llegarán a estar tan encarnizadamente unidos, a través de los años de convivencia, que hasta corren el riesgo de parecerse físicamente. Ambos son armoniosos y mejoran con los años.