Hombre Tauro Mujer Sagitario

Si el nombre de tu símbolo es Sagitario, tienes un espíritu entusiasta y te repones de tus desventuras, como si te activara un resorte. Tauro mirará divertido tu ingenio y tu idealismo. En un comienzo, admirarás su franqueza y su falta de hipocresía: serías incapaz de perder un minuto de tu tiempo con un mentiroso o un farsante. Admirarás, antes que todo, su honestidad. Aunque te gobierna la sinceridad, no siempre eres delicada con respecto a lo que siente tu pareja. No olvides que hay palabras ciertas pero dolorosas: evítalas.
Ninguna mujer con menos paciencia llegará a conocer a este hombre como tú. Pero, entre nosotras, tú no te recompones fácilmente de un desengaño amoroso, por lo tanto, no es raro que te enamores, y seas correspondida, mientras Tauro desempeña el papel de confesor y enjuga lágrimas derramadas por una ruptura sentimental. Entonces descubrirás que encontraste al hombre que deseabas ensartar desde la primera vez que enderezaste el arco y la flecha hacia las estrellas, en busca de tu alma gemela.
Cuídate de tu afición a discutir, ya que eres una polemista experta y hasta agresivamente veraz. A Tauro no le gustan las controversias; tampoco que invites a una pandilla de amigos con un ingenio tan aguzado como el tuyo. Si le invaden su castillo, se opone generando tensión e incomodidad. Se pelearán por la terquedad de él y tu generosidad.
Un abrazo y un beso dejan a un Toro sin defensas. Tu actitud, fresca como la de una adolescente ante el sexo, lo incitará a abrirte su corazón, liberando sentimientos que ahogó por temor al rechazo. Deja de añorar a tu amante ideal, el que podría llevarte a la Luna y no existe más que en tu inmadura imaginación, para que el Toro no se desaliente al notar que tu entrega no es total. Sé virtuosa en la cocina y en la alcoba, dos lugares donde transcurrirá gran parte de la convivencia. No dirijas tus flechas, apenas te sientas herida, hacia este hombre de buena fe y medita tus actos. Tu sentirás que puedes actuar con naturalidad y se prodigarán gestos afectuosos mutuos. Su tierna protección te vuelve más espontánea.
Te sientes amada y deseada con pasión. Comprobarás que es mucho mejor contar con un oso de carne y hueso, tibio y cariñoso que irá contigo a la cama todos los días, que con ese hombre fantasma, perfecto e inalcanzable como un príncipe, que inventaste en algún momento de tu pubertad y nunca encontraste. Este hombre es el único que te amará auténtica y realmente.
Sagitario se aferra al amor si va unido a la amistad, la que lograrás con este hombre, digno y honesto en su comportamiento con respecto a ti. A pesar de tus impulsos, te comprometerás sinceramente cuando captes la autenticidad de los sentimientos del Toro que, por otra parte, tiene en gran valía los que en ti despierta.
Creemos oportuno repetir que el Toro piensa que el lugar de la mujer está en la casa. Si estás dispuesta a permanecer en este lugar, sagrado para el Toro, te espera una dicha duradera. Si sigues llamándolo mi renacuajo en la intimidad y le rascas la cabeza, él se volverá fácil de manejar. Si él deja de pedirte que cierres la boca y valora tu entusiasmo, te olvidarás de afilar tus flechas y le cocinarás un plato especial, en casa, “lugar adecuado” para conformarlo.

Volver a Signo Tauro