Las mujeres Tauro del tercer decanato y la profesión

Es la más seria, la más constante, pero también la más ambiciosa de las tres nativas del signo Tauro.
Cuando se emplea en una tarea o cuando elige un oficio, es capaz de hacer caso omiso de cualquier otra consideración; así se centra en un objetivo, que no descansa hasta alcanzar, o incluso elabora un plan profesional que seguirá punto por punto hasta conseguir sus objetivos. Cuando adquiere un puesto o una posición, ya no se la puede sacar de ahí.
Su único defecto es su salud, a veces débil, puesto que somatiza mucho, y el mínimo desequilibrio en su vida afectiva, sentimental y privada, puede tener nefastas repercusiones en su vida activa.
De lo contrario, nada parecerá suponerle un obstáculo ni debilitar su resistencia y aguante físico en el esfuerzo. Además, cuando por fin hayamos comprendido que, en ella, cualquier cosa que pueda obtener la habrá adquirido definitivamente, sabremos que jamás cede.