Los hombres Tauro del primer decanato y la Amistad

Aunque tenga un espíritu práctico, muy anclado en la realidad material, pero quizás también precisamente porque le cuesta pensar y vivir sin tener los pies en el suelo, a menudo mira hacia seres que tienen ideas más inspiradas e irracionales, o que viven en función de criterios y creencias que no están realmente conformes con las suyas.
Al ser bastante tímido por naturaleza, para entablar amistad necesita que le hagan sentirse cómodo, pero, sobre todo, en confianza.
En efecto, siempre teme que le engañen o que los demás no sean tan sencillos y sanos como cuando él se siente en afinidad con algunas personas. Al respecto, tiene presentimientos con frecuencia, en los que casi nunca quiere creer, pero que sin embargo se muestran acertados y reconocidos. Esto le inquieta, pero también le induce a frecuentar seres que saben comprender o explicar este tipo de fenómenos mejor que él. Así pues, demuestra cierta agudeza de espíritu.