Los hombres Tauro del segundo decanato y la Amistad

En cualesquiera que sean sus relaciones -y las que entabla y cultiva con sus amigos no son ninguna excepción a la regla-, no puede evitar mostrarse sentimental y posesivo.
Tiene, pues, necesidad de compartir sentimientos, emociones, sensaciones y gustos con sus amigos, ante quienes se muestra a menudo muy entregado, pero también muy exigente. Puesto que aunque esté dispuesto a dar mucho de sí mismo, espera que los demás hagan lo mismo a cambio y sin pedir nada.
Así, su sentimentalismo es extremadamente pudoroso. No es aparente, y normalmente parece ingenuo. Por eso, a veces puede carecer de discernimiento a la hora de elegir a sus amigos o puede decepcionarse porque no obtiene de ellos lo que esperaba. Pero, simultáneamente, es un hombre fiel, detesta las situaciones de ruptura.