Los hombres Tauro del tercer decanato y el Amor

3º decanato: del 12 al 20 de mayo

Se trata de una fuerza de la naturaleza, a veces de un verdadero bulldozer, que nunca actúa ni emprende nada sin certezas o sin inspirarse en sólidas convicciones, que va adquiriendo de forma lenta pero segura y que, casi siempre, son consecuencia de sus propias experiencias, afortunadas o desgraciadas.

Productivo y constructivo, raramente no lleva a cabo lo que quiere. Es un edificador.

En efecto, su coraje, que a veces roza la obstinación, su capacidad de trabajo y su determinación inquebrantable, le confieren cierto carisma o le hacen muy atractivo cuando uno siente la necesidad de protección o carece de certezas o fuerza interior.

Y con mayor motivo, porque le gusta acoger a los que ama bajo su ala protectora, sentir su fibra paternalista, únicamente es él quien decide. Es más entregado que sinceramente sentimental.

Y si a veces se le reprocha su falta de ternura, no se le puede acusar de ser frío o indiferente.