Los hombres Tauro del tercer decanato y la Amistad

No siempre es muy accesible y no se entabla amistad con él fácilmente. Sus amigos son, pues, escasos y muy escogidos.
Se pueden contar con los dedos de una mano. En efecto, sus sólidas convicciones, sus ideas fijas y a veces su intransigencia, aunque también su voluntad de protegerse de todas las incertidumbres de la existencia, incluidas las que se derivan de las relaciones humanas, le incitan a ir con mucho cuidado. Tiende bastante a creer que suelen necesitarle más de lo que él necesita a los demás.
Y aún es más, sus actitudes egocéntricas son a veces desalentadoras y no le protegen de ciertas reacciones pasionales. Finalmente, es alérgico a los cambios, del tipo que sea. Sin embargo, si se sabe complacerle, puede llegar a mostrar una gran capacidad de adaptación, mucha comprensión y resultar un amigo fiel, constante e incondicional.