Padre Tauro e hijo Leo

Si es un niño, sus relaciones son bastante complejas. Está claro que el hijo admira a su padre, al menos en un primer momento, puesto que aspira muy rápidamente a superarle.

En cuanto al padre, por el hecho de que su hijo se le escape o, valga la expresión, tome el poder en el seno del clan familiar, tiende a mostrarse severo al respecto.

Si es una niña, sus relaciones son al mismo tiempo tensas y basadas en una estima mutua.

Ella tiene demasiada tendencia a creer que se le debe todo, lo que no gusta a su padre, pero hay que admitir, por otro lado, que hace todo lo posible por adelantarse al más pequeño de sus deseos.