Signo Tauro: nacidos el día 16 de Mayo

Jornada que se halla bajo el influjo intenso y directo de la estrella más malévola del zodíaco: Algol, de la constelación de Perseo, pero que domina en este día que pertenece a la constelación de Tauro. El término Algol deriva del árabe «el Gol», que quiere decir «el Ogro», y está basado en una leyenda unida a Perseo, cuya amante, Naura, que era esclava de «el Ogro», fue muerta por su dueño, que a su vez perdió la vida en feroz lucha con Perseo. También se escribe «Al Ghoul», cuya contracción es Algol.
En términos esotéricos y místicos esa estrella recibe el sobrenombre de «espíritu diabólico», «el Diablo», «la diabólica», «la cabeza del demonio», y que la tradición grecolatina identifica con la Cabeza de las Gorgonas o Medusa. Tal estrella también se conoce como Caput Algol y Caput Medusa, y los hebreos consideran que es la Lilith bíblica, la esposa vampira y maléfica, nocturna, que tentaba a los hombres y al propio Adán.
Por todo lo expuesto, éste no es un día benéfico o muy favorable. Los nacidos en él han de estar muy alerta contra accidentes, violencias, heridas, luchas, guerras, enemigos, opositores, etc. Incluso inclina a reacciones temperamentales, arranques nerviosos y negocios arriesgados o al margen de la ley. Puede inducir a fanatismos políticos, religiosos o racistas y, en consecuencia, a caer en actitudes delictivas y antisociales si uno no recibe una buena educación moral y psicológica. Ya sea por cuestiones políticas o de trabajo, deben tener especial cuidado con el cuello y la garganta.
En amor, por lo dicho sobre las tradiciones árabes, hay riesgo de frustraciones, infidelidades, amores secretos, sinsabores y obstáculos para conseguir a la persona amada. En el hombre, tendencia donjuanesca y erótica, buscando la satisfacción propia por encima de otras normas o consideraciones morales o éticas.
Confiere un carácter algo irascible, terco y violento, con tendencia a complicarse la vida por falta de paciencia y reflexión. Con todo, hay muchas probabilidades de destacar en el trabajo o profesión gracias a la obstinación y persistencia. Favorece a deportistas y creativos, si bien estos últimos pueden ver reconocidos sus méritos después de fallecidos.
Entre los personajes nacidos un 16 de mayo hay que recordar a los poetas catalanes Joan Salvat Papasseit, CarLes Fages de Climent y Mariano Aguiló Fuster; el actor norteamericano Henry Fonda; el clarinetista y saxofonista de jazz Woody Herman, y la tenista argentina Gabriela Sabattini.