Sol en Tauro Luna en Leo

La naturaleza emotiva y sensorial está muy incrementada en esta combinación; existe una tendencia a exagerar o irse a los extremos y también a ser influido muy fácilmente en todos los asuntos relacionados con la especulación, y probablemente al juego y los placeres sensuales.
La afectividad puede ser desviada fácilmente por caminos desafortunados y a menudo hay mucha inclinación a expresar vivas simpatías y antipatías.
El nativo tiene una buena constitución física y goza de buena salud, a no ser que las posiciones planetarias estén en contradicción.
Confía en sí mismo y le gusta exhibirse, y por este motivo puede que sea popular o se destaque como figura social; es muy amante de los placeres y de la buena compañía.
Hay que evitar el ser demasiado indulgente, especialmente en los apetitos, que pueden llegar a ser anormales si no se los frena. La naturaleza moral puede fortalecerse considerablemente al final de la vida, pero en la juventud muchas veces se caracteriza porque las tendencias o sensaciones psíquicas ocupan una parte fundamental en la vida.
La naturaleza inferior es ardiente y a veces apasionada. Además hay cierta habilidad poética, porque la imaginación es muy viva. Deben evitarse los excesos.

Volver a Signo Tauro