Hombre Virgo Mujer Piscis

¿Cómo son las relaciones de pareja entre una mujer Piscis y un hombre Virgo?

Al ser Piscis, en un primer momento, Virgo encontrará su ideal en tu aire angelical, que impide con buenos modos que la regañen, agradecida por las amabilidades mínimas, tímida y discreta, insegura y dependiente, buscando el fuerte hombro de él para encontrar apoyo. Pero Piscis, tú sabes que eres una buena actriz, aunque tengas todas las virtudes que demuestras. Sorprenderás al hombre Virgo, porque el signo solar Piscis lleva semillas de los otros once signos. De pronto, rara vez, serás agresiva como Aries, o empecinada como Tauro o cambiante y volátil como Géminis. Así es: el tener un poco de cada signo es lo que te vuelve la más sagaz del Zodíaco.
Virgo y Piscis tenían sus soles en oposición cuando nacieron. Pero tú sabes que los contrarios se atraen como un imán. De ahí que después de un tiempo compartan un magnetismo casi sobrenatural. Los signos de Tierra y Agua casi siempre tienen encuentros sexuales en un clima de puro éxtasis, sin mayor esfuerzo y con total espontaneidad. Con su poderosa intuición, sabes que Virgo comenzará tratándote como a una madre y terminará declarándote el deseo de un Marco Antonio por Cleopatra, que le costó hasta su extraordinaria capacidad heroica. A ti te propondrá matrimonio, mientras se fascina con tus soñadores ojos neptunianos.
Se fusionan en la intimidad imitando a la Naturaleza cuando une la tierra y el agua. Contigo es capaz de perder todo control porque eres la chica capaz de conquistar su corazón. Te sientes segura en sus brazos, mientras él adquiere una mayor valoración de sí mismo a través del acto amoroso. Tú valorizarás su sosiego y él no dejará de asombrarse de haber encontrado una mujer con la cual desahogar su vulnerabilidad, sin temor a la ofensa o la burla ante su concepción pura del sexo. Unen sus cuerpos con sabiduría, adoran lo íntimo y familiar. El se sentirá celoso de tus amigos y pensará que coqueteas cuando demuestras tu compasión universal por todos los seres vivos. Puede llegar a definirte, injustamente, como infiel y desleal. Te enojará que reaccione sobre tu generosidad ante los demás, con un constante gesto de resentimiento. Fantasearás sobre la posibilidad de hacer ciertas sus sospechas, como reacción ante sus silencios que pueden durar días. No crees tensiones con tus negligencias con respecto al dinero. Esfuérzate para equilibrar las entradas y salidas de tu cuenta corriente y no le regales todo el dinero que ahorraron para sus vacaciones a la primera persona que lo necesite.
Es difícil, pero no imposible que logres convencerlo con tus suaves modales de dama, que tiene que aprender a compartir, tanto las finanzas como los sentimientos y que ayudar no es perder, sino ganar. El punto peligroso aparecerá cuando descubras que no puedes amar por mucho tiempo a un hombre tacaño, con el dinero y las emociones. Esto te puede volver frígida o empujarte a ciertas adicciones, como el cigarrillo y, más peligrosamente, el alcohol. Pero él no quiere perderte y es un profundo observador. No quiere que sufras y llegará a imitarte en tu generosidad y tu sentido de la amistad.