Las mujeres Virgo del tercer decanato y la profesión

Necesita que la animen y lo sabe. Tiene una forma muy particular de motivarse siendo útil y mostrándose altruista, lo que podría incitar a pensar que tiene segundas intenciones o que quiere aprovecharse de las circunstancias o hacerse ver. En realidad no es así. Simplemente, es muy autocrítica y, por consiguiente, perfeccionista.
A fin de cuentas, éste es el buen concepto que pretende tener de sí misma, pero le parece inaccesible hasta tal punto que llega a la conclusión de que a los demás les sucede lo mismo y que quizá pueda ayudarles.
Entonces se dedica a prestar ayuda y sabe perfectamente cómo ser útil. Pero no siempre consigue el reconocimiento moral o material que cabría esperar por todo lo que hace, puesto que no sabe valorar su trabajo, hacerse ver o, simplemente, pedir lo que le corresponde. Dicho esto, cuando se la valora correctamente es la mujer más feliz del mundo.