Los Hombres Virgo del primer decanato y el Amor

Es ante todo un hombre espiritual, que tiende a intelectualizar sus sentimientos, pero también sus deseos y pulsiones, de las que, en cierta forma, se convierte en dueño o al menos no resulta una víctima de las mismas. Siendo así, es más conformista y conservador de lo que aparenta, y necesita encontrar cierta seguridad afectiva.

No carece de voluntad, pero se toma su tiempo antes de comprometerse en una relación que desea que dure y resulte mutuamente enriquecedora. Su carácter desprende cierta delicadeza y una especie de refinamiento, lo que no significa que no tenga impulsos pasionales.

Tiene mucho encanto. Es inteligente, brillante, jamás superficial, pero a veces resulta egocéntrico. También tiene mucha habilidad para satisfacer sus deseos, sabiendo siempre preservar su intimidad de las miradas indiscretas o juicios ajenos normalmente superficiales.