Los hombres Virgo del tercer decanato y la Amistad

Cuando se trata de relaciones privilegiadas que entabla y cultiva con determinadas personas, las cuales, evidentemente, se basan en gustos o centros de interés comunes, suele mostrarse algo ingenuo, pueril, infantil o primario, aunque normalmente sea una persona que no se deja engañar por las realidades materiales y concretas de la existencia, ya que siempre está examinando el mundo de las apariencias, criticando todos los detalles y detectando mejor que nadie la mínima anomalía o el mínimo fallo en el mecanismo. Hay que decir que, inmerso en sus dudas existenciales e inquietudes morales, necesita cierta sencillez; aunque se le pueda reprochar que carezca de sinceridad y espontaneidad en sus relaciones con los demás.
Es perfeccionista y puntilloso y nunca está seguro de sí mismo ni confía en los otros; se muestra excesivamente servicial para granjearse los favores y las gracias de sus amigos, pero nunca alcanza realmente el nivel de connivencia y de confianza al que aspira.