Los hombres Virgo del tercer decanato y la profesión

Es minucioso, metódico, a veces maniático, tiene un sentido innato de la precisión, del análisis y del detalle.
Se integra perfectamente bien en la vida cotidiana, puesto que también tiene un gran sentido del presente, incluso del momento, que le permite hacer abstracción de todo lo que pasa a su alrededor y concentrarse en sus tareas o trabajos.
Se preocupa mucho de sí mismo, tiene un carácter introvertido y, al desarrollar una tendencia a subestimarse y a subestimar a los demás, no se puede decir de él que sea comunicativo en el marco de su vida activa.
En cambio, es muy servicial, a veces incluso hasta la abnegación, puesto que necesita sentirse útil y, en el fondo, nunca es indiferente a los demás, a sus problemas y a sus preocupaciones. Lo que, finalmente, le proporciona muchas simpatías, aunque carezca ligeramente de trato humano y casi siempre se muestre pesimista.