Madre Virgo e hijo Escorpio

Si es un niño, la reserva o el pudor de su madre se convierten en gusto por el misterio y los secretos.

Su arraigada curiosidad y su necesidad de vivir experiencias desconciertan a la madre, aunque no por ello deja de ser su cómplice.

Si es una niña, normalmente hereda el encanto sutil y discreto de su madre, que la hija transforma en capacidad de seducción.

Comparten el mismo gusto por los enigmas.

Pero mientras la madre es autocrítica, a la hija le cuesta autocuestionarse.

Volver a Signo Virgo