Madre Virgo e hijo Tauro

Si es un niño, es la encarnarción misma de las aspiraciones profundas, y a veces de las convicciones, de su madre, sobre las que va dando forma a su carácter con habilidad y profundidad, puesto que le profesa un amor incondicional.

Si es una niña, pueden sentir una gran ternura mutua, pero el pudor de la hija y la reserva de la madre no dejan que aparezca este gran afecto mutuo; puesto que ambas son también un poco egoístas, cada una a su manera.

Volver a Virgo