Padre Virgo e hijo Virgo

Si es un niño, en este caso podemos decir de tal palo, tal astilla. Pero también ocurre a la inversa, que el hijo tenga un carácter opuesto al del padre.

Por eso, si resulta que el padre es más sensato que alocado, el hijo será lo contrario, y viceversa.

Si es una niña, parece muy distinta de su padre desde su más tierna infancia.

Pero cuanto más crece y madura, tanto más piensa, actúa y reacciona exactamente como el padre, hasta llegar a parecérsele en todo.